Celos

Terapia de Pareja

 

Los celos pueden aparecer cuando una persona siente amenazado algo que considera como propio, ya sea por la certeza o el temor a que la persona querida prefiera o vuelva el afecto hacia una tercera persona.

La aparición de los celos es independiente del tipo de persona o de relación, y siempre socaban la confianza en que debe basarse la relación de pareja. A medida que se introduzcan sentimientos de celos o desconfianza en la relación, irá disminuyendo el amor que hay dentro de la relación.

Aunque puedan ser entendidos como una manifestación de afecto hacia la otra persona, tener celos nunca es bueno, ni normal, ni tiene nada de positivo. Una vez aparecen los celos, no solamente se hace daño a la otra parte de la pareja. La persona que tiene celos también sufre y tendrá que asumir las consecuencias de tener celos en su relación.

Nadie es infiel a alguien que le hace muy feliz

Estos son algunos de los comportamientos que podemos encontrar cuando existen celos:

  • Tener un miedo excesivo a perder a tu pareja.
  • Imaginar a tu pareja frecuentemente con otra persona.
  • Analizar el comportamiento de tu pareja buscando señales que confirmen o desmientan una posible infidelidad.
  • Revisar constantemente los objetos personales de tu pareja, por ejemplo, mirar sus mensajes de móvil o leer sus correos electrónicos.
  • Controlar en exceso y, limitar el día a día y/o la vida de tu pareja.
  • Sentir los celos sin que haya una situación que la provoque o una causa que remotamente justifique tenerlos.
  • Sentir un dolor emocional intenso: enfado, tristeza, agresividad…
  • Los celos también influyen negativamente en otras áreas de tu vida, no sólo en tu relación de pareja, sino también en tu trabajo, en la relación con tus amigos…

Si crees que tus celos pueden destruir tu relación de pareja, ¿por qué no ponerle remedio?

Puede ser que los celos tengan fundamento, o quizás, lo más probable es que no sea así. Si analizamos los pensamientos, sentimientos y conductas, es probable que descubramos muchos errores de interpretación. Por ello, antes de iniciar el tratamiento, es importante hacer una evaluación exhaustiva del problema y descubrir en qué momentos la persona se comporta de manera celosa; de esta manera, podremos entender y analizar mejor el origen de los celos.

Los objetivos básicos que me planteo trabajar en terapia para este tipo de problemáticas son:

     

  • Reestructuración cognitiva. Detectar y analizar los pensamientos intrusivos que generan la aparición y el mantenimiento de los celos.
  • Detectar las situaciones que desencadenan cada pensamiento de celos.
  • Analizar los pensamientos referentes a la posible infidelidad y reducir la ansiedad que generan mediante exposición con prevención de respuesta, graduada y controlada, a tales pensamientos y situaciones, generadoras de los sentimientos de celos.
  • Eliminar los rituales de control y cualquier conducta de evitación/escape.
  • Reducir la vulnerabilidad de la persona que presenta celos (por ejemplo, trabajando el aumento de la autoestima y confianza en sí mismo, reducción de suspicacia, reducción de dependencia, o de la posesividad, aprendiendo habilidades asertivas…).