Problemas del Sueño

Terapia de Adultos

El proceso del sueño puede verse afectado por diversas variables físicas, ambientales y psicológicas. Por ello, ocasionalmente, todos hemos podido tener dificultades o problemas para dormir durante una época de más trabajo, de mucho calor… Sin embargo, hablaremos de problemas de sueño cuando dichas dificultades se mantengan durante un periodo prolongado de tiempo.


La persona que sufre problemas de sueño o insomnio presenta insatisfacción por la calidad o cantidad del sueño, asociado a alguno de los siguientes síntomas:
 

  • Dificultad para iniciar o mantener el sueño que se caracteriza por despertares frecuentes o problemas para volver a conciliar el sueño después de despertar.
  • La dificultad del sueño aparece al menos tres noches a la semana durante más de tres meses.

En general, para el tratamiento del insomnio resulta imprescindible llevar a cabo una minuciosa evaluación acerca del origen de los problemas de sueño ya que, en base a esta evaluación, diseño el plan de tratamiento individualizado a cada persona cuyo objetivo siempre es la pronta recuperación del sueño reparador. Algunas de las técnicas que empleo son:
 

  • Implantación de hábitos saludables de sueño, que preparen el ambiente y a la persona para encontrarse en condiciones óptimas para dormir.
  • Control de estímulos, para reducir rápidamente el tiempo necesario para conciliar el sueño.
  • Entrenamiento en técnicas de relajación, que ayuden a la persona a eliminar el exceso de tensión así como a controlar la ansiedad que sufre la persona como consecuencia de los problemas del sueño.
  • Las dificultades en relación con el sueño son uno de los problemas más frecuentes en la población en general, encontrando en España una gran cantidad de personas que viven con algún tipo de trastorno del sueño.
  • Las estadísticas indican que aproximadamente un 35% de la población sufre algún tipo de problemas de sueño, de los cuales la mitad tienen problemas de insomnio.
  • Las mujeres tienen más problemas en relación con el proceso del sueño que los hombres.
  • Las necesidades de sueño van variando en función de nuestro del ciclo vital. Los bebés y jóvenes necesitan más horas de descanso que los adultos. Los adultos necesitan dormir un promedio de 7 u 8 horas al día (aunque existen variaciones individuales). Y a medida que envejecemos tenemos más dificultades para conciliar el sueño.
  •  

    %

    Estimación de población afectada