TOC: Obsesiones y Compulsiones

Terapia de Adultos

Este trastorno se identifica por la presencia de pensamientos o imágenes involuntarias, repetitivas y persistentes (obsesiones), que inundan la mente de la persona provocándole un gran nivel de ansiedad. Para reducir o bloquear dicho malestar, la persona realiza ciertas conductas motoras o mentales de forma repetitiva (compulsiones o rituales), lo que interfiere en su vida cotidiana.

El contenido de las obsesiones más comunes tiene relación con la suciedad y contaminación, la comprobación, el orden, la religión, la violencia y el sexo… en cualquier caso, cualquier otro tema puede ser susceptible de convertirse en una obsesión.

Las compulsiones más comunes suelen ser un lavado de manos excesivo, comprobación repetitiva, ordenar las cosas siempre de una determinada manera, repetir palabras o rezar mentalmente una oración, etc.

Cuando una persona con este problema acude a consulta en busca de ayuda profesional, se estima que lleva sufriéndolo entre ocho y diez años

Sin duda, lo característico de este problema es la presencia de obsesiones, de compulsiones o ambas.

  • Las obsesiones son pensamientos involuntarios, repetitivos y de alta frecuencia que, aunque la persona reconoce que son irracionales, los vive como incontrolables ya que aparecen en la mente sin que lo desee, no pudiendo quitárselos de la cabeza y causándole ansiedad o malestar importante.
  • Las compulsiones son comportamientos o actos mentales repetitivos que la persona realiza con el fin de prevenir o reducir la ansiedad, o evitar que suceda la catástrofe temida.

Las obsesiones o compulsiones requieren mucho tiempo al día, produciendo deterioro a nivel social, laboral u otras áreas importantes del funcionamiento de la persona.

 

El tratamiento de este trastorno engloba técnicas de:

     

  • Entrenamiento en técnicas de exposición con prevención de respuesta. Lo que se busca es afrontar las situaciones temidas, eliminando rituales o comportamientos de reaseguración o distracción. Estas técnicas van destinadas a reducir la ansiedad así como las obsesiones y compulsiones.
  • Análisis de la validez de ciertas ideas o creencias que obstaculizan la terapia.
  • Entre el 1.6 y el 2.5 % de la población general sufre un trastorno obsesivo-compulsivo.
  • Este trastorno suele iniciarse a finales de la adolescencia y principios de la edad adulta.
  • No existen diferencias por sexo, apreciándose un reparto igualitario entre hombres y mujeres.
  • Resulta escaso la cantidad de personas con este problema que buscan ayuda profesional para superar este problema. No obstante, cuando acuden a consulta se estima que llevan sufriendo este problema entre 8 y 10 años.
  • Existe correlación entre este trastorno y la depresión ya que, la investigación ha demostrado que entre el 35 y el 66 % de las personas que sufren el trastorno obsesivo-compulsivo, presentan al mismo tiempo distintos grados de depresión.