Terapia de adultos

La época adulta es la etapa más larga de la vida y, por lo tanto, resulta más probable vernos en determinados momentos expuestos a situaciones difíciles y problemáticas que nos provoquen sufrimiento y malestar. Algunas personas, ante tales situaciones, se sienten desbordadas o insatisfechas, y pueden llegar a desarrollar algún problema más grave o trastorno psicológico, que limite su felicidad.

En general, cualquier problema psicológico afecta a la forma de sentir, pensar y actuar de la persona que lo padece. Estos cambios pueden llegar a dificultar significativamente el funcionamiento cotidiano (a nivel social, familiar, laboral y/o académico). Llegados a ese punto, es muy importante ponernos en manos de un profesional para minimizar, mejorar o prevenir trastornos emocionales más graves.

El objetivo de la psicoterapia será que la persona aprenda nuevas formas de gestionar el malestar, aumente su capacidad para resolver los problemas y satisfacer sus necesidades. Se abordan las cuestiones que están impidiendo a la persona ser resolutiva con sus problemas y dificultades.

Mediante el manejo de diferentes técnicas y herramientas psicológicas ajustadas a las necesidades de cada caso y persona, así como por medio de ejercicios guiados, se mejorará la calidad de vida de la persona.

Son muchos y variados los problemas y dificultades que se pueden tratar en psicoterapia. Algunos de los más frecuentemente consultados en el caso de adultos son los siguientes: