Con la llegada de la primavera suben las temperaturas, se realiza el cambio de hora, lo que aumenta la cantidad de horas de luz solar al día así como la intensidad lumínica, varían los niveles de humedad y presión atmosférica…

Todos estos cambios climáticos y de horarios afectan a áreas cerebrales que regulan el estado de ánimo, la voluntad, el apetito, la sed, los ritmos circadianos de sueño y vigilia, la vitalidad… y, aunque en cada persona estos aspectos pueden verse alterados de diferente forma, todos acusamos (en mayor o menor grado) la llegada de la primavera en nuestro estado emocional. Pero,

 

¿Cómo puede afectarte la primavera?

 

Hoy en día, sabemos que el aumento de luz solar produce cambios en la producción hormonal. Hormonas como la  melatonina o la serotonina son fundamentales para regular el estado emocional de las personas, por lo que cualquier variación en dichas hormonas influirá en el estado emocional.

Por este motivo, hay personas que durante el cambio de estación se sienten agotadas físicamente, cansadas, con falta de energía para llevar a cabo las tareas cotidianas, más tristes y decaídas de lo habitual, pierden el apetito, tienen problemas de sueño… síntomas característicos de la depresión primaveral o, más comúnmente conocida como astenia primaveral.

Este cambio en el estado emocional que aparece cuando nuestro cuerpo no se adapta correctamente al cambio de estación, es un problema transitorio, de breve duración, por lo que tiende a desaparecer a los días o semanas sin necesidad de tratamiento. De hecho, se estima que una de cada diez personas experimentará síntomas propios de la depresión primaveral, encontrándose más frecuentemente en mujeres que hombres.

No obstante, si durante unos días notas algunos de los síntomas de la depresión primaveral, nuestra recomendación es que intentes llevar una vida lo más ordenada posible, dedicando tiempo a hacer actividades que te gusten, realizando algo de deporte o caminando al aire libre aprovechando el buen tiempo. Además, intenta llevar una dieta saludable ingiriendo frutas y verduras de temporada ya que, todo ello te ayudará a contrarrestar dichos síntomas.

Sin embargo, hay otras personas que, por el contrario, al observar que hay más luz solar y que los días se alargan debido al cambio de horario, aumentan sus niveles de melatonina y/o serotonina, generándose una elevación en su estado emocional. Estas personas experimentan lo que llamamos euforia primaveral, un fenómeno caracterizado por sentir un bienestar exagerado. Es decir, se sienten más alegres, con más energía y vitalidad que el resto del año…, pudiendo influir positiva o negativamente en los diferentes ámbitos de su vida.

Por ejemplo, a nivel de pareja, dicha elevación del estado emocional acentúa el romanticismo, la sensualidad, aumenta el deseo sexual y, por tanto, también las relaciones sexuales y la fertilidad… Pero, al mismo tiempo, en determinadas personalidades o relaciones de pareja, esta elevación o euforia primaveral puede despertar problemas de inseguridad, infidelidad y/o celos entre los miembros de la pareja.

Asimismo, a nivel social, podemos afirmar que, en general, el buen clima aumenta las ganas de salir, realizar actividades sociales, relacionarnos más con nuestros seres queridos y/o amigos… Sin embargo, esto puede ser un gran problema para aquellas personas que tienen dificultad para relacionarse con otras personas como por ejemplo las personas que son muy tímidas o retraídas, las personas que tienen fobia social, las personas con agorafobia (es decir, que temen salir o alejarse de casa), las personas que están acomplejadas e inseguras con su físico ya que, en primavera, al aumentar las temperaturas, han de llevar menos cantidad de ropa, lo que incrementa su preocupación e inseguridad…

Ambos ejemplos muestran como la euforia primaveral también puede ser un verdadero problema o fuente de preocupación y malestar para muchas personas. Así que, sólo cabe preguntarte una cosa, ¿cómo se encuentra tu estado emocional tras la llegada de la primavera y el cambio de horario?

Si sientes que tu emoción está descontrolada, tu malestar y/o preocupación se vuelve insostenible y necesitas ayuda porque el problema está empezando a limitar algún aspecto de tu vida, no dudes en llamarnos. En nuestra consulta situada en el centro de Valencia, podemos ofrecerte apoyo psicológico para que superes los procesos ansiosos, de euforia e hiperactividad que se acentúan con el cambio de estación.