Ansiedad Generalizada

Ansiedad

 

En los pacientes con Ansiedad Generalizada, la ansiedad no está orientada hacia ninguna situación o estímulo concreto, por lo que la persona vive en un estado más o menos constante de ansiedad sin ser capaz de explicar cuál es el origen de esta ansiedad, sintiendo una preocupación desbordada y excesiva ante muy diversas causas.

La ansiedad generalizada aparece al inicio de la vida adulta y se complica en situaciones de estrés

La persona que sufre ansiedad generalizada reconoce:

  • Sentir miedos o preocupaciones recurrentes e incontrolables sobre varias áreas importantes de su vida, como el trabajo o la salud.
  • Tener la sensación constante de que algo malo va a suceder.
  • Experimentar tensión de forma constante, sintiéndose incapaz de desconectar o relajarse, ya que el nivel de ansiedad que experimenta, aunque no es muy intenso, es de larga duración.
  • Realizar conductas o comportamientos de evitación: alejarse de situaciones o actividades que empeoran su miedo, combinados con comportamientos cíclicos que buscan comprobar que todo va bien, pero que con el tiempo van a conducir de nuevo a la aparición de la preocupación original.

Además, estas sensaciones se acompañan de diversas manifestaciones a nivel físico y/o emocional:

  • Alteraciones del sueño (problemas para conciliar el sueño o sueño ligero).
  • Tensión muscular (dolor de cabeza y de espalda).
  • Molestias en el aparato digestivo (digestiones pesadas, aires, estreñimiento, diarrea).
  • Taquicardia, ahogo, boca seca, temblores o piernas débiles.
  • Inquietud.
  • Dificultad para concentrarse.
  • Irritabilidad.
El tratamiento para la ansiedad generalizada que desarrollo en mi consulta de Valencia está orientado a disminuir la elevada ansiedad que experimenta el paciente de forma constante, aprendiendo a gestionar las causas que originan este estado. Concretamente, las técnicas que más habitualmente empleo para el tratamiento de la ansiedad generalizada son:

  • Detección y análisis de los pensamientos catastróficos que generan la aparición y mantenimiento de la ansiedad.
  • Exposición graduada y controlada a las situaciones, pensamientos y sensaciones temidas, generadoras de la ansiedad.
  • Relajación muscular como estrategia para promover el autocontrol y mejorar la calidad de vida de la persona que sufre este trastorno.
  • Resolución de problemas como estrategia de prevención de que los futuros problemas aparezcan como elementos de preocupación.
  • Es un trastorno muy habitual ya que afecta al 5% de la población general.
  • Aparece más frecuentemente en mujeres que en hombres.
  • Suele aparecer al inicio de la vida adulta, complicándose en situaciones de estrés.